Colombia ha sido un pilar fundamental en la construcción de Iberoamérica y está llamada a un rol estratégico en la integración regional

Cartagena, 29 oct (SIG). “Colombia ha sido un pilar fundamental en la construcción de Iberoamérica y está llamada a desempeñar un rol estratégico en la integración regional”, afirmó en Cartagena la Secretaria General Iberoamericana, Rebeca Grynspan.

La diplomática costarricense destacó el hecho de que Colombia celebrara por segunda vez en 22 años una Cumbre Iberoamericana. La primera vez fue la cuarta versión y también se celebró en Cartagena.

Así mismo, resaltó los resultados logrados por estos eventos de la Comunidad Iberoamericana, que hoy agrupa a 22 estados de América y Europa.

“El balance es sumamente positivo. A nivel político, las Cumbres han contribuido de manera decisiva a la construcción de confianza y la consolidación de las relaciones diplomáticas y políticas entre los Estados”, declaró Grynspan en medio de la XXV Cumbre Iberoamericana reunida este 29 de octubre en Cartagena.

¿Cuál será el aporte de esta vigesimoquinta Cumbre para Iberoamérica?

Nuestro principal objetivo es construir una agenda común de cara al futuro. En el mundo existen muy pocos ejemplos de reuniones a nivel presidencial que se hayan mantenido de manera ininterrumpida a lo largo de un cuarto de siglo.

Que la nuestra lo haya conseguido, demuestra la cohesión de la comunidad iberoamericana, que ha logrado mantener la unidad en la diferencia, sin importar el signo político de los distintos gobiernos. La trayectoria que hemos construido nos permite ahora dar el salto que la ciudadanía nos ha venido reclamando: Cumbres más cercanas a las personas, más alineadas con sus preocupaciones y problemas, que generen resultados concretos en la vida de la gente.

Por eso hemos dedicado esta Cumbre al tema “Juventud, Emprendimiento y Educación”, que son los ejes sobre los que depende el éxito de la región en las próximas décadas.
 
¿Cómo ve el hecho de que la Cumbre se realice por segunda vez en Colombia?

Colombia ha sido un pilar fundamental en la construcción de Iberoamérica y está llamada a desempeñar un rol estratégico en la integración regional.

Tras el plebiscito del 2 de octubre, surge la necesidad de superar la incertidumbre con nuevos ánimos y propuestas. La Cumbre nos da a los líderes de la región la oportunidad de mostrar nuestro apoyo incondicional al pueblo colombiano en la búsqueda de nuevos caminos hacia la paz.

¿La Cumbre dejará acciones concretas, esta vez para los jóvenes iberoamericanos?

Así es. Algunas muy importantes. Mencionaré dos.

Por un lado, esperamos que se apruebe el Pacto Iberoamericano de Juventud, un acuerdo innovador en que los gobiernos asumen 21 compromisos concretos para el empoderamiento económico, social y político de las personas jóvenes.

También presentaremos Campus Iberoamérica, la más ambiciosa iniciativa de movilidad académica jamás emprendida en la región. Nos hemos propuesto alcanzar 200.000 movilidades de estudiantes e investigadores para hacer estancias en el extranjero. Esperamos que esto amplíe el horizonte académico y cultural de nuestros jóvenes, mejore sus prospectos de empleabilidad y les permita adquirir destrezas esenciales en una economía global, como la capacidad de desempeñarse en entornos multiculturales.

¿Cuál es el balance de los 25 años de Cumbres?

El balance es sumamente positivo. A nivel político, las Cumbres han contribuido de manera decisiva a la construcción de confianza y la consolidación de las relaciones diplomáticas y políticas entre los Estados miembros.

Han servido además como marco para la firma de varios tratados, acuerdos y convenios internacionales, que han permitido mejorar la justicia, la seguridad y la administración pública en toda la región. Un buen ejemplo es el Convenio Multilateral Iberoamericano de Seguridad Social, que garantiza la protección social y las pensiones a más de seis millones de migrantes iberoamericanos.

A nivel económico, las Cumbres han acogido medio centenar de congresos, foros de negocios y encuentros empresariales que han ayudado a fortalecer los lazos comerciales entre nuestros países, al tiempo que han sustentado grandes avances en materia de Cooperación. Entre 2007 y 2013, se ejecutaron más de 8.800 proyectos de Cooperación Sur-Sur, que han convertido a Iberoamérica en líder mundial de este modelo de colaboración horizontal entre países y han contribuido a la mejora de las condiciones de vida de varios millones de personas.

Por último, las Cumbres han desempeñado un papel esencial en el desarrollo y puesta en valor de la cultura Iberoamericana. A través de los “Programas Iber”, se han llevado a cabo más de medio millar de iniciativas destinadas a promover y preservar las artes, la música, la gastronomía, los museos y las bibliotecas de la región.

¿Qué puede decirnos de la cumbre siguiente?

Las Cumbres Iberoamericanas operan bajo una presidencia rotativa, ejercida por el país anfitrión de la Cumbre (en este momento Colombia).

Al menos dos países han manifestado su interés en auspiciar la Cumbre Iberoamericana de 2018, pero no anunciaremos la sede sino hasta que los países adopten la decisión en Cartagena

Cumbre 2016 Conferencia Iberoamericana rms Foros y Encuentros Cooperación Iberoamericana Sala de Prensa Colombia Atención al Participante