Turismo y diversidad

CUATRO DESTINOS PARA CONVIVIR CON LOS INDÍGENAS EN COLOMBIA

Colombia es un país en el que las raíces indígenas han permanecido por siglos. Con una población estimada por encima de un millón trescientos mil habitantes, existen lugares en diferentes regiones en donde los indígenas colombianos aún conservan sus tradiciones, normatividad y dialectos o lenguajes, integrándose de manera sana con el llamado mundo occidental sin perder la esencia.

Reencontrarse con el pasado o conocer una cultura diferente a la que vemos en el día a día es el objetivo de cientos de turistas que buscan vivir una experiencia inolvidable de la mano de los indígenas en Colombia y conocer de cerca tradiciones ancestrales que pueden aplicarse a campos como la agricultura, la salud y la vida espiritual, siendo esta última un elemento de gran importancia para quienes deciden desconectarse del agitado mundo del siglo XXI.

Tanto colombianos como extranjeros han encontrado en las culturas indígenas una opción de turismo diferente que es, además, responsable con las comunidades propias de cada región e incluso, en algunos casos, promovida por quienes son originarios del lugar. Estos son varios de los destinos en donde podrás disfrutar de una experiencia única enmarcada en las tradiciones que llevan cientos de años en Colombia.


Vaupés (Tucanos)

Los Tucanos son una familia étnica de más de 20 grupos que habita la selva amazónica en Colombia y Brasil. En nuestro país la mayor parte de la población se encuentra en el Vaupés, un lugar característico por ser el intermediario entre las llanuras del Orinoco y la selva húmeda del Amazonas. Escápese del ambiente de la ciudad a uno de los paraísos naturales que ofrece Colombia, bañado por ríos como el Vaupés, el Apaporis, el Cananarí y el Río Negro, con una gran riqueza en fauna y flora y paisajes que parecen sacados de una película, como el Raudal del Jirijirimo.

El nombre de la capital del departamento, Mitú, hace referencia al paujil, una de las especies de aves que podrás conocer gracias a los avistamientos dirigidos por la comunidad indígena como resultado de la creación de Etnoaves Vaupés, una asociación de etno-ornitología que rescata y difunde el conocimiento de los pueblos ancestrales sobre la fauna del lugar.


Guajira (Wayúu)

Llegar al punto más al norte de Suramérica siempre será un excelente plan en cualquier época del año, y aún más si lo hace guiado por los indígenas. Se trata de Punta Gallinas, uno de los destinos de la Guajira que, junto al Cabo de la Vela, es muy visitado por turistas de todas partes de Colombia y el mundo. Si vas a la Guajira también podrás hacer una parada en Uribia, llamada “capital indígena colombiana” por estar habitada en su mayoría por el pueblo Wayúu.

Existen agencias de turismo propias de los indígenas como Wiwa Tour que hacen recorridos en el Magdalena y en la Guajira, en donde no solo conocerá los lugares como un turista regular sino que tendrás la oportunidad de crecer espiritualmente gracias a la sabiduría ancestral de los nativos y la mística de cada lugar.


Sierra Nevada de Santa Marta (Kogui, Wiwa y Arhuacos)

La Sierra Nevada de Santa Marta es uno de los lugares más espirituales de Colombia y fue habitado hace cientos de años por los Tayrona, cuyos descendientes se han repartido en diferentes grupos a lo largo del norte del país como por ejemplo los Kogui, los Wiwa o los Arhuacos. Allí podrás recorrer los caminos de piedra hasta llegar a la famosa Ciudad Perdida, la cual fue fundada hace más de mil años y descubierta en la segunda mitad del siglo pasado.

En la Sierra Nevada podrás conectarte con la cultura ancestral de los indígenas a través de rituales relacionados con la espiritualidad y la limpieza de las energías, o viviendo experiencias únicas como tener una boda bajo los mandatos nativos. Quienes promueven el turismo en la región también hacen énfasis en la protección de las costumbres y el entorno, motivando así la responsabilidad de cada viajero en la conservación del lugar.


Cauca (Guambianos y Nasa)

El sur del país se caracteriza por tener vestigios milenarios como los que encuentras en San Agustín o Isnos. Pero también hay habitantes que han conservado su cultura durante cientos de años como los Guambianos y los Nasa, en el Cauca, reconocidos por la relación que tienen con la naturaleza.

Si visitas Silvia, un municipio ubicado al norte de Popayán, podrás convivir con las comunidades guambianas, conocer sus tradiciones y, en los mercados de los martes, adquirir artesanías y frutos cultivados en el lugar. De los Guambianos también podrás aprender sobre medicina tradicional gracias al conocimiento de los Taitas, líderes de la comunidad. 

¿Quieres tener una experiencia diferente las próximas vacaciones? Anímate a conocer de cerca las raíces de los indígenas en Colombia conviviendo con los grupos nativos de diferentes regiones del país. Recuerda, eso sí, ser responsable con el impacto que puedes generar en las comunidades, sigue las indicaciones de los guías y llévate los mejores recuerdos de nuestros ancestros.


Fuente: Marca País

 

CINCO LUGARES PARA VIVIR EL TURISMO AGROECOLÓGICO EN COLOMBIA

Colombia es un país con una tradición campesina muy fuerte y cuenta con tierras fértiles a lo largo y ancho de su territorio que permiten que en todas las regiones se practique la agricultura. Y como cada vez son más las personas interesadas en conocer el arte de cultivar la tierra, varias fincas del interior del país han adaptado sus terrenos para recibir turistas dispuestos a vivir la experiencia del campo y a entender el valor del trabajo de los agricultores.

Si te interesa alejarte del agitado ritmo de la ciudad, te recomendamos estos cinco destinos en los que podrás reconectarte con la naturaleza y experimentar de cerca la vida rural.


Parque agroecológico Merecure

Con 147 hectáreas, Merecure es el parque agroecológico más grande del país y uno de los más extensos del Suramérica. La idea de este parque es permitir que sus habitantes se sientan como nativos de la región en todo momento. Para conseguir esto, el parque no solo ofrece las habitaciones de su hotel, sino que además da a los turistas la posibilidad de hospedarse en posadas turísticas más sencillas y similares a las casas de los habitantes de las zonas rurales de los llanos orientales.

Por otra parte, en todo el territorio viven en libertad varias especies de animales exóticos comodantas, micos, ardillas, chigüiros, búfalos, venados y más de 80 especies de aves silvestres con las que cualquier visitante se puede cruzar al recorrer Merecure. Para enriquecer la experiencia, en este parque se encuentran auténticos campesinos llaneros dispuestos a enseñarle a los turistas sobre actividades culturales como el coleo y la danza del joropo.


Parque agroecológico Tierra prometida 

En la vereda La Nubia de Salento, Quindío, se encuentra un terreno de casi 20 hectáreas dispuesto para enseñar y compartir la experiencia de vivir en el campo a todos sus visitantes. La zona cuenta con un bosque tropical, áreas dedicadas a la agricultura cafetera, una sub-cuenca del río Quindío y dos quebradas en las que se programan actividades recreativas y de descanso para los viajeros.

El objetivo de este espacio es que los turistas puedan interactuar con la naturaleza en actividades como caminatas ecológicas, plantación de árboles y recorridos guiados que brindan la oportunidad de reconocer el encanto de la cultura cafetera y el valor del cultivo de la tierra. El parque ofrece hospedaje, alimentación con los productos cultivados en la finca y planes temáticos según los intereses de los visitantes.


Centro agroecológico La Cosmopolitana

Si está buscando una alternativa en los llanos orientales, La Cosmopolitana es una excelente opción. Se trata de una granja ubicada en Restrepo, Meta que destinó 25 hectáreas de tierra para conservar el ecosistema del bosque húmedo tropical y criar peces, conejos, aves, cerdos, ganado y especies en vía de extinción con las que pueden tener contacto todos los visitantes.

Además, la granja ofrece hospedaje en kioscos y cabañas, zona para acampar, actividades de relajación, giras educativas y capacitaciones en agricultura, ganadería, lombricultura y piscicultura. La comida es una ventaja adicional, porque el restaurante de La Cosmopolitana ofrece platos preparados con productos orgánicos cosechados en la misma granja.


Parque agroecológico Guacaica

Entre las imponentes montañas de Caldas se encuentra Guacaica, un espacio que integraplanes agroecológicos y de aventura. Si quieres apreciar la naturaleza y los paisajes de la zona cafetera, o si le interesa observar aves en su entorno natural, Guacaica  es una gran alternativa.

El parque organiza recorridos ecológicos para sus visitantes en los que se pueden observar cascadas, quebradas, estaciones agrícolas y cultivos tradicionales del eje cafetero. También puede aprovechar para realizar un tour gastronómico, deleitarse con la comida criolla de la región y conocer de principio a fin el proceso de preparación de la panela, uno de los alimentos insignia del país.


Fuente: Marca País

 

SAN AGUSTÍN E ISNOS: LAS LLAVES AL PASADO DE COLOMBIA

Colombia es el hogar de la más amplia colección de monumentos religiosos y esculturas megalíticas en toda Sudamérica y todas están en un pacífico y místico lugar: los municipios de San Agustín y San José de Isnos en el Huila, al sur del país. En realidad, los monumentos comprenden el cementerio o necrópolis (que significa “Ciudad de los Muertos” en griego antiguo) más grande del mundo, razón por la cual son un Patrimonio de la Humanidad, declarado por la UNESCO. ¿Qué es lo que va a encontrar allí?


Parque Arqueológico San Agustín

El Parque Arqueológico de San Agustín comprende todas las culturas y monumentos de la región, los cuales se incluyen esencialmente en tres grupos principales: el parque principal y los sitios cerca del municipio de San Agustín, el Alto de los Ídolos y el Alto de las Piedras, ambos cerca de Isnos, como se le conoce localmente.

El parque principal es la estrella del espectáculo. Cuenta con la más amplia colección de monumentos funerarios, tales como los impresionantes guardias tallados en piedra, montículos funerarios, tumbas, columnas y terrazas. Sus habitantes entre los siglos I y VIII consideraban que esta región era sagrada y peregrinaban hasta aquí para venerar a sus muertos.


Fuente del Lavapatas

Para la mayoría de los visitantes, la Fuente del Lavapatas del parque principal es lo más destacado de su visita a San Agustín y fue probablemente el descubrimiento arqueológico más impactante que se haya hecho en la región. Esos pueblos antiguos dominaban esta parte del río con un conjunto de piscinas y canales artificiales, que inmortalizaron tallando figuras humanas y animales, tales como las caras de los de recién nacidos, las serpientes y los lagartos en la roca, entre las fuertes cascadas que habían construido. Los expertos creen que utilizaban estas piscinas y canales para ceremonias y baños religiosos.


Alto de los Ídolos y Alto de las Piedras

Los arqueólogos creen que los mismos que construyeron los monumentos en el parque principal construyeron los que quedan cerca de San José de Isnos. El ambiente aquí es muy pacifico, con muchas tumbas, pequeños templos y las figuras de humanos y animales míticos talladas en piedra, construidas para proteger dichas tumbas y templos. El Alto de los Ídolos se encuentra sobre la cima de una colina y es necesaria una corta caminata para llegar hasta él.


El Tablón, La Chaquira, La Pelota y El Purutal

Lo grandioso de San Agustín es que muchas de las esculturas y estatuas antiguas están escondidas en campos y valles fuera del parque principal, lo cual es una excusa para hacer senderismo o para montar a caballo a través de las muchas fincas cafeteras y azucareras de la región hasta llegar hasta ellas. La más popular de estas piedras es La Chaquira, donde las antiguas divinidades se han tallado en la montaña, desde la cual se observa el Río Magdalena y sus rugientes cascadas.

Fuente: Marca País

SAN ANDRÉS ES TURISMO

Al archipiélago ingresaron por vía aérea cerca de 542.696 visitantes nacionales y 86.376 internacionales en el año 2012.

Su ubicación, sumada a sus hermosas playas y sus variados centros de entretenimiento, hacen del Archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina uno de los sitios predilectos por los viajeros del mundo.

Pese al alto volumen de exportación de crustáceos, y actividades como la agricultura y la pesca en general, la economía de la zona gira en torno al turismo y al comercio.

Según cifras del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, la entrada de visitantes internacionales creció de manera destacada en 2012. Al archipiélago arribaron por vía aérea 86.376 extranjeros, lo que representó un incremento del 14 % con respecto al año anterior.

La llegada de viajeros nacionales a la isla también presentó un aumento similar con un incremento del 19,7 %, para un total de 542.696 visitantes. La isla sigue siendo uno de los lugares predilectos para las vacaciones de los colombianos.

Para el año 2012, la isla de San Andrés reportó 3.642 habitaciones, 8.275 camas y una ocupación hotelera de 80,5 %, la más alta de los últimos siete años. Por otra parte, el 50% de la oferta hotelera es en la modalidad todo incluido.

Entre enero y abril de 2013 se registró la llegada de 37.129 visitantes extranjeros, 16.76 % más que en el mismo periodo del año anterior.


Fuente: Marca País

Cumbre 2016 Conferencia Iberoamericana rms Foros y Encuentros Cooperación Iberoamericana Sala de Prensa Colombia Atención al Participante